putas ciudad españa

¿Cuán fácil es contratar una puta en tu ciudad?

Seamos totalmente honestos, conseguir putas no es tan fácil en todos los países del mundo. Sí, estamos en España, y aquí la prostitución es legal, mientras que no sea un negocio de trata de blancas. Además, en España la mentalidad de la sociedad es muy abierta, no se juzga al hombre o a la mujer que busca satisfacer su deseo sexual y paga para ello, pero no es así en el resto del mundo.

De hecho, si nos vamos a lo más estricto del sistema de satisfacción del ser humano, siempre hay un pago de por medio, por ejemplo, para comer debemos pagar el alimento o sembrarlo -que cuesta bien caro por cierto, pero eso es otro tema-.

En España no se juzga a las putas, es un trabajo más y se vive muy bien de él, pero en otros países la situación contrasta, al punto en que la prostitución se paga con cárcel o con la misma vida.

¡Cuidado, tú, hombre que te la pasas en el mundo! Puede que en una de esas te encuentres con leyes ajenas a tu cultura y que te metan los problemas.

Sociedades abiertas al sexo

Ya hemos mencionado el caso más cercano, el de España, el sexo en otras comunidades es aceptado y no pasa nada con ello, pero existen algunos otros países.

Un caso curioso del ejercicio de la prostitución dentro de la legalidad es Suiza, pues que las putas no solo pueden trabajar como quieran, sino que pagan impuestos, cotizan y tiene seguros social – seguramente le dan recibos a sus clientes para que desgraven-.

Otros países como Holanda y Alemania la prostitución también es legal y se concibe como una profesión más, no estoy seguro de que las chicas se presenten en una reunión como putas, pero quizá.

Países como Ucrania y Rusia, tienen a la prostitución como un delito, pero dentro de lo que cabe no es grave, se paga una multa administrativa, y listo; se puede decir que es casi legal.

puta española

Sociedades que castigan la prostitución

Ahora bien, no todo el mundo acepta el intercambio sexual pagado tan a la ligera como en España- gracias que nos tocó buscar sexo en España y no en Suecia, por ejemplo-. Y es que sí, incluso en Europa, que se considera tierra de gran evolución social, existen países en donde no solo el sexo con putas es ilegal, sino que los castigos o sanciones son bastante severos.

Antes de hablar de castigos debemos entender porque estos países son tan estrictos con estos temas, y no se trata de que estén en contra del sexo, lo que no les parece es la explotación sexual.

Para países como Suecia, Canadá, y Francia, la prostitución sigue siendo sinónimo de esclavitud sexual, sigue siendo sinónimo de coacción y de explotación y eso los lleva a tomar esta decisión.

Suecia es, en definitiva, el protagonista de esta historia, pues allí la prohibición no es a que ofrezcas sexo por dinero, sino a que lo compres.

Si, como lo ves, las putas no van presas, vas preso tú por contratarlas; eso ha hecho que muchos lo piensen dos veces.

Así como cuando buscas sexo en España, en Suecia te puedes encontrar que la puta está siendo seguida por algún policía y te atrapa a ti por infractor, aunque no sé qué acción es la que hace que incurramos en el delito, si la sola intención o la consumación del sexo.

En el caso del continente asiático y el continente africano, está completamente prohibida la prostitución – al punto de castigar con muerte- y en otros países como Australia o Estados Unidos, existe una prohibición o legalidad según el estado. En el caso de los Estados Unidos, en Nevada es legal el intercambio de sexo por dinero.

En el caso de Latinoamérica, siendo muy sinceros, no existe una ley que regule este tipo de intercambios sexuales, se podría decir que son legales, más que nada porque no hay legislación en la materia.

Como estás viendo, salir al mundo con la expectativa de contratar una puta, puede ser truncada por las leyes y es que es muy común que la sociedad se escandalice con que se negocie con un acto que, para muchos, es íntimo y sagrado.

Lo cierto es que, hasta donde nos compete, el sexo es legal y se disfruta placenteramente, allá el resto del mundo con sus complejos. Lo que está claro es que encontrarlas en España con esta libertad mola mazo.