Educación, sanidad y ONG´s: Los sectores que conducen a la prostitución – I

Cuando se habla del mundo de la prostitución, la imagen prediseñada que tienen muchas personas de las mujeres que lo desempeñan es de personalidades con infancias complicadas, personas relacionadas con el mundo de la droga, desórdenes mentales, malas compañías y decisiones forzadas. Lo cierto es que el propio tratamiento que se le da a las prostitutas en los medios de comunicación ha colaborado a la hora de desarrollar esta falsa imagen arquetípica de lo que es una puta.

Como ya hemos manifestado en otras ocasiones desde este portal, esto no es más que una falta de compresión del contexto que envuelve al mundo de la prostitución y de las mujeres que deciden trabajar de ello para vivir. Es cierto que hay algunas prácticas que deben ser castigadas, pero no forman todo el marco que construye esta profesión.

Para confirmar esta idea no hace falta desarrollar una tesis social, ya que la Universidad de Leeds se ha encargado de realizar una de las mayores macroencuestas de la historia sobre el mundo de la prostitución; financiada por el Wellcome Trust y tratada en medios tan relevantes como The Independent.

Por muy sorprendente que pueda parecerle a algunos de nuestros lectores, según los resultados de esta encuesta las trabajadoras sexuales provienen sobre todo del mundo de la educación, la salud y de las organizaciones benéficas. Nada de inmigrantes rusas que deciden prostituir su cuerpo porque no tienen otra cosa a la que agarrarse, sino trabajadoras con un sueldo que por decisión propia han elegido ser putas. Ya sea porque son amantes del sexo y quieren probar nuevas experiencias o porque simplemente lo necesitan.

El estudio matiza que hasta el 70% de dichos trabajadores habían pasado por alguno de los tres sectores antes de dedicarse al sexo. La encuesta ha tenido en cuenta la respuesta de 240 participantes (198 mujeres, 28 hombres y 12 transexuales). Todos ellos tenían en común una cosa a la hora de responder las preguntas que les hacían los investigadores de la universidad: ninguno había entrado al negocio de la prostitución por la fuerza. Todos ellos eran conscientes de la decisión que estaban tomando y no se arrepienten de haberlo hecho.

El sector que está por detrás de estos tres a la hora de encontrar putas y escorts es el de los trabajadores de tiendas (un 33,7% del total). Otros empleos con un alto grado acompañantes sexuales son los de coach vital o proveedores de comida en navíos mercantes.