Posiciones que la harán llegar más rápido al orgasmo

Hacer feliz a una mujer en la cama debe ser el objetivo final de todo hombre, pues si la mujer está complacida, entonces el hombre puede sentirse satisfecho. La clave para encuentro sexuales satisfactorios, en los que ella puede alcanzar el climax con facilidad está en el juego previo, pero también se pueden aprovechar la posiciones para ayudarla a disfrutar.

Hay posiciones sexuales que logran tocar los puntos claves de la sexualidad femenina y son los que ellas refieren como muy placenteros, como posiciones que tocan directamente el punto G o que rozan el clítoris, dos de los generadores de orgasmos femeninos por excelencia. El punto G se encuentra en los tres primeros tercios de la vagina, en la pared cercana a la vejiga, como no se encuentra muy profundo se le puede tocar hasta con los dedos. Por lo tanto las posiciones que le favorecen son donde tu pene lo toque esa área con los movimientos.

1. De pie

Colócate parado detrás de ella y penetra su vagina, ella estará de pie también dándote la espalda, en esta posición tu pene al entrar y salir de su vagina tocara el punto G ya que esta en el trayecto y no te preocupes porque tu pene no entre profundo ya que el punto G no está en el fondo, tan solo con los movimientos lograras estimularla tanto que no podrá aguantar.

2. Sentados

Siéntate con la espalda apoyada en la pared o en el respaldo de un sillón. Ella sobre tí, de frente y mirándote, con las piernas a los lados o rodeando tu cintura.. En esta posición estimulas con tu cuerpo su clítoris, así que hará que ella tenga un orgasmo fácilmente. Tu ingle rozara su clítoris mientras la penetras, por eso tal vez te des cuenta que ella intenta buscar ese roce de tu ingle con su clítoris, acercándose más. Sostén sus caderas para darle ese placer de ser penetrada y a su vez estimular su clítoris, te lo agradecerá con gemidos y orgasmos.

3. Tumbados

Por último esta otra de las preferidas, ella acostada de lado en la cama, dándote la espalda y presentando el trasero. La abrazarás y penetrarás de espalda, mientras tocas sus pechos con las manos y besas su cuello. Ella puede doblarse hacia adelante, así que podrás tomar sus caderas y moverlas hacia tí. En esta posición se estimula con tu pene el punto G y podrás tocar su clítoris con tus manos.